Empezando a comercializar Dogoplay 

Dogoplay era un proyecto que llevaba dando vueltas en Cleventy un tiempo. Lo fuimos desarrollando poco a poco y después del verano del año pasado cerramos la primera versión. Preparamos algún juego en A Coruña y lo presentamos oficialmente en septiembre aprovechando nuestra presencia en el PontUp 2016.

A partir de ahí añadimos mejoras en ‘ratos libres’ y algo más, en base a los feedbacks que recibimos de empresas y usuarios, pero nunca hicimos un especial esfuerzo en darlo a conocer. Como siempre, el día a día de Cleventy nos limita para este tipo de cosas. 

Desde hace unas semanas el volumen de trabajo ha bajado considerablemente. Se acabaron varios proyectos grandes que teníamos, coincide con el verano que suele ser nuestra época más floja, y no fuimos previsores en ese sentido para tener encoladas otras tareas de gran dedicación. ¡Una suerte para Dogoplay! 

Aprovechando la situación estamos haciendo mucho esfuerzo para comercializar el producto, por fin, con muy buenas sensaciones aunque sin resultados por el momento. 

Nuestro primer foco se puso en empresas de eventos, comunicación o congresos. La propuesta es utilizar Dogoplay para realizar campañas promocionales a pie de calle o gamificar eventos de cualquier tipo. 

Dogoplay gusta. Gusta mucho. La mayoría de las empresas reaccionó positivamente en los primeros contactos aunque no todas las agencias llevan ese tipo de proyectos o tienen algo a corto plazo sobre lo que podamos concretar ahora mismo. Otras si lo tienen y hemos preparado unos cuantos presupuestos para sus clientes, pero el ciclo de conversión es mucho más lento de lo que habríamos imaginado. 

El siguiente segmento que esperamos abordar será el sector público, tanto ayuntamientos como asociaciones, con una propuesta centrada en la difusión de patrimonio pero aplicando conceptos de juego y competición para un turismo familiar o de amigos. En este ámbito hemos hecho únicamente tres aproximaciones por el momento y la verdad es que la respuesta también es positiva. 

Hemos cerrado varios contratos hasta la fecha, dos ejecutados con ABANCA y PontUp, y dos en desarrollo con el ayuntamiento de Pontevedra y el colegio IES Johan Caballería de Bueu. Hay muchos presupuestos sobre la mesa pendientes de decisión y,  sobre todo, mucho trabajo comercial por hacer. 

Mi conclusión en líneas generales es que Cleventy hace bien en apostar por su producto. La toma de contacto con el mercado es buena, hay interés y demanda, muchas opciones todavía por explorar y, eso sí, hay que tener paciencia, porque las conversiones y ejecuciones son a medio/largo plazo. 

Lo malo de un producto autofinanciado es precisamente eso, financiarlo. Veremos como resulta. 

Sobre integraciones y estimaciones 

Las ultimas semanas hemos estado trabajando en la integración de varias herramientas para un cliente.

Se trata de una empresa con mucha fuerza comercial y usan diferentes plataformas para la captación de leads y su gestión, como Facebook Lead Ads, Unbounce o GetResponse.

Su sistema central de clientes y contactos es un CRM hecho a medida, y las necesidades del proyecto consistían en comunicar todo con todo, para que los distintos departamentos y procesos puedan llevar a cabo sus correspondientes tareas.

Las plataformas que comentaba suelen estar muy bien preparadas, con APIs completas y bien documentadas, por lo que el trabajo técnico suele ser sencillo y de muy pocas líneas de código.

A pesar de eso, considero que son proyectos difíciles de estimar, sobre todo si no se ha trabajado nunca con esas plataformas a nivel usuario. La parte programática no tiene pérdida y en pocas horas se puede dejar un sistema bien montado comunicando varias APIs, con control de errores y demás.

El problema surge en los entornos de desarrollo, las pruebas y los pases a producción. Por la experiencia que tenemos, este tipo de tareas consumen fácilmente el 80% de este tipo de proyectos.

En primer lugar porque hay que conocer como funciona cada plataforma para preparar un entorno adecuado. Este conocimiento debería formar parte del análisis, pero hacerlo en profundidad llevaria casi lo mismo que hacer el proyecto y no tiene sentido. Sobre todo cuando no hay una certeza de que el cliente acepte el presupuesto.

  • En Facebook hay que preparar anuncios tipo form para captar leas, gestionar cuentas y permisos en las aplicaciones y jugar con las herramientas para desarrolladores
  • En Unbounce hay que preparar landings de test con su sistema de plantillas y formularios
  • En GetResponse hay que preparar un contexto con los datos de usuarios, disparadores y custom fields adecuados al entorno de producción

En segundo lugar hay que desarrollar el código, que como digo, es la parte más pequeña del trabajo.

Luego hay que realizar las pruebas en desarrollo, es decir, poner anuncios a funcionar, crear contactos, lanzar procesos y desplegar las landings. Un tipo de tareas a las que que no solemos estar habituados y pueden enrevesarse un poquito.

Finalmente, una vez que todo está testeado y validado por el cliente, hay que integrar el sistema con anuncios y procesos que están actualmente en producción, capturando todos los datos recogidos en las primeras iteraciones por si pasase cualquier cosa, que no se pierda nada para procesar la información de manera manual o mediante pequeños scripts en caso de que algo suceda.

Me gustan estos proyectos, son divertidos y conoces herramientas que pasarían desapercibidas de nos ser por clientes como este. Pero tienen un cierto riesgo a nivel planificación. Son pequeños en presupuesto y duración, pero las previsiones pueden desviarse notablemente.

Económicamente nunca supondría mucho impacto por los importes que se manejan, pero en términos proporcionales si solo se tiene en cuenta la parte técnica y no se valoran los aspectos que comentaba fácilmente puede irse al doble o triple de lo planteado.

En Cleventy prepararemos artículos explicando alguna de las integraciones, por si alguien tiene curiosidad o quiere aplicar las herramientas en sus flujos de trabajo.