El SEO de Regalopedia

La última vez que hablé de Regalopedia en el blog acabábamos de publicar el nuevo diseño de la web, y la verdad es que encajó muy bien entre las visitas. Conseguimos aumentar las conversiones de pedidos, pero no tuvo un gran efecto en temas de posicionamiento.

Inicialmente a Google le gustó el cambio porque subimos en visitas diarias, pero el boom duró a penas unos días y volvimos a la situación anterior.

Posteriormente aplicamos muchas mejoras de rendimiento siguiendo las buenas prácticas indicadas por PageSpeed, consiguiendo que la web cargase mucho más rápido, incluso por delante de nuestros competidores más potentes (al menos podemos decir que ganamos en eso). Tuvimos nuevo boom de visitas, pero poco a poco volvimos a caer, aunque esta vez menos y, lo más importante, nos hemos establecido en unos límites que son malos, pero que no siguen cayendo.

¿Qué está pasando? Pues muchas cosas.

No soy experto en SEO, desde luego, pero considero que hay muchos factores que nos afectan negativamente. Algunos contra los que estamos luchando, otros que podemos afrontar en el corto plazo y otros en los que estamos fuerísima:

Competencia: son más grandes, son más fuertes, tienen más catálogo, tienen más medios, tienen más equipo y desde hace un tiempo Google los valora mejor que antes ‘simplemente’ por ser grandes… Es otra liga. Sería absurdo pensar que podemos llegar a ese nivel. Lo que buscamos es una pequeña cuota de mercado, pero su presencia degrada nuestro ranking al compararnos en muchas métricas que importan para Google.

Respuesta de usuario: estoy convencido de que la mejora de diseño ha ayudado en este concepto que cada vez está más presente entre expertos SEO, pero todavía tenemos cosas por hacer, por ejemplo, para aquellos usuarios que llegan a secciones del blog que enlazan a productos externos, y estos ya no están disponibles en los afiliados.

Canibalización de contenido: estamos trabajando en ello para que nuestras etiquetas, categorías, productos y recopilatorios dejen de competir entre si, rankeando muchas veces aquellas que menos nos interesan.

Linkbuilding: odiado por muchos y amado por otros tantos. En mi opinión cuenta, y mucho. Por lo menos en nuestro sector, y no lo tenemos. No controlamos, ni promovemos, ni buscamos, ni contratamos desde el inicio de los tiempos. Hay que hacerlo. Con cuidado, pero lo necesitamos.

Inbound marketing: de manual para una tienda online, pero jamás se hizo nada hasta la fecha. Ya estamos trabajándolo con buenos resultados, así que sería perfecto llegar con las campañas y los procesos optimizados para estas navidades. Además de lo obvio, ¿en que afecta el SEM al SEO? Pues, por ejemplo, para aumentar visitas y mejorar nuestra respuesta de usuario a los ojos de Google para aquellos términos importantes de los que apenas tenemos visitas orgánicas por su gran competencia.

Cifrado HTTPS: cada vez tiene mayor relevancia, ya no sólo para SEO o respuesta de usuario. Te limita, por ejemplo, para Google Shopping. Si tu tienda no lo tiene implantado, no podrás hacer campañas dinámicas de producto en Adwords. Vamos a cambiarlo pronto, pero preferimos penalizar ranking estos meses a implantar los certificados a las puertas de la época más importante del año y que algo pueda salir mal.

Long tail: es casi imposible que podamos estar en el top10 de las mejores palabras clave de nuestro sector, pero podemos hacer mucho más por nuestro long tail. Mejores páginas de aterrizaje, más combinaciones de palabras y más contenido relevante.

Como véis, hay todavía muchísimo margen de mejora en el tema SEO. A ver si, poco a poco, seguimos avanzando y conseguimos llegar, por fin, al objetivo de los 2.000 usuarios al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.