Estrenando blog (III)

Cuando decidí volver a intentarlo con una tienda online me centré principalmente en el posicionamiento. Para el tipo de productos que tenía no había una gran demanda de búsquedas en Google, pero poco a poco llegaban las primeras ventas. Empecé por “chafalladas” que todavía tenía por casa de la otra vez, compré algunas cosas un poco más grandes y también aproveché el comercio de calzado de mis tíos para ofrecer sus productos. La tienda funcionaba dentro de lo razonable para ser un aprendiz, aunque los artículos eran muy baratos, los beneficios de cada venta muy pequeños y el número de compras demasiado bajo.

No tenía capacidad para ofrecer los regalos más chulos que vendían otras empresas, al menos con el planteamiento que había hecho hasta el momento, así que propuse a mi hermana y a mi cuñado escribir un blog donde recoger esas cosas molonas que había a la venta en internet para darlas a conocer a la gente. No había negocio en el planteamiento inicial, simplemente por probar a hacer algo… y les gustó la idea, así que a finales de 2010 nació Regalopedia, un dominio que todavía me sigue pareciendo chulísimo.

La web posicionó muy bien desde el principio a pesar de que hicimos muchas barbaridades en términos de SEO que todavía estamos arrastrando en la actualidad (el no saber). De vez en cuando aprovechaba para hacer autobombo de mi tienda online, pero claramente Regalopedia era lo que más me motivaba y el proyecto que tenía mayor potencial.

Pusimos Google Adsense, pero cuando vimos que el volumen de visitas era suficientemente grande (para nuestra estructura) y estable, empezamos a trabajar con plataformas de afiliación, mucho más rentables en este sector, y útiles para nuestros visitantes, que encontraban fácilmente las tiendas que vendían los productos molones que nosotros publicábamos.

Al final acabé cerrando la tienda online y dedicándome únicamente a Regalopedia en lo personal. En lo profesional ya hacía un tiempo que había empezado a trabajar en Denodo, empresa a la que tengo especial cariño y sobre la que hablaré en algún momento.

Poco a poco crecíamos en visitas y contenido, llegando a los 2.000 artículos publicados en el blog a día de hoy, todos escritos “a mano” con contenido único, tratando de escapar de las penalizaciones por duplicidades en Google. El paso natural de una web de afiliados centrada en los regalos era ofrecer directamente los productos, y eso fue lo que hicimos hace más o menos 3 años. Al principio arrancamos con muy pocas referencias que fuimos ampliando al mismo tiempo que disminuíamos los enlaces de afiliación. A día de hoy tenemos 1500 productos en la tienda y, progresivamente, desaparecerán todos los enlaces a plataformas de afiliados.

Pero eso será con el tiempo, porque como diré en muchas entradas posteriores, todavía somos muuuuy pequeños y no es fácil abordar las necesidades de un negocio como este con dedicación parcial y nuestra estructura… 

En la próxima entrada contaré el inicio de Cleventy y fin de la mini historia de presentación.

TO BE CONTINUED…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.